Prensa, blogs y plagios: algunas meditaciones.

PREÁMBULO:

La mayoría de los medios de prensa son argolleros. La diferencia es sólo de matiz y de objeto amoroso: no hay amor sin interés, reza el recontrapendex dicho popular. Pues bien, todo eso lo sabemos hasta el hartazgo todos los que hemos trabajado en un medio alguna vez: ¡díganme que no! Una descripción caricaturescamente exacta de la situación la hace Beto Ortiz en el prólogo de su “Grandes Sobras”: “la libertad de prensa SE NEGOCIA CON EL DUEÑO DEL MEDIO”. Así es. Así de cruda es esta cumbiamba. Regístrese, comuníquese, y publíquese, por Dios. No sé para qué michi nos hacen llevar cursos de de Ética, Deontología y demás hierbas finas, cuando al salir de las aulas muchas veces tenemos que lidiar con lo que ni los gallinazos quisieron comerse, y encima con suelditos de hambre, para colmo. Y después nos dicen que hay que “ser chamba” y sudar la camiseta. Plop.

PARÉNTESIS ACLARATORIO:

Yo ya no tengo nada que ver con la prensa diaria, y la verdad, me alegro de que sea así. Aunque puede ser un maldito vicio apasionante y a veces hasta divertido, ya tuve my fair share. Desde hace diez años estoy dedicada a la prensa y promoción cultural, que también, cómo no, tiene sus amarres, sus líos de comadres, sus arañazos y sus ollas de habas re-cocidas: pero que son un liliputiense chancay de a medio comparadas con las pestíferas y desfondadas cloacas con las que una se tropieza a veces cubriendo otras áreas en la prensa diaria . Ufff. Es decir, el que los ilustres literatos peruanos se regalen unos a otros los más castizos adjetivos calificativo-geográficos, el que una beca o premio culturoso salga con vara de por medio (o por lo bajo), o el que una universidad decida apoyar al fútbol en vez de a la música son cosas que pueden indignar a los cuatro tristes gatos flacos que en el Perú creemos en el arte e intentamos promoverlo desde el periodismo. Hasta nuestros sufridos y fieles lectores se podrían sentir sublevados. Pero eso no va a ser jamás causa de que nos llamen de Palacio, de que nos amenacen veladamente con quitarnos la chamba o de que tengamos que salir huyendo del país. A lo más, nos ganaremos una gastritis de tanto buscar auspiciadores. Debe ser por eso que algunos conspicuos periodistas se han dedicado a escribir libros (o hacer programas) de cocina.

ELIPSIS CON DERRAME BILIAR:

Se ha estado comentando en los blogs locales mucho sobre el plagio de “La República” a José Alejandro Godoy (“Desde el Tercer Piso“). Me uno a la indignación bloggeril y me permito vertir mi opinión al respecto, así como formular algunas cuestiones.

Cierto que no somos medios de prensa. Pero esa aparente debilidad es justamente nuestra mayor cualidad y fortaleza, aunque a algunos les pese: no tenemos presiones publicitarias ni intereses económicos de por medio. Y los medios ya nos han echado el ojo, como dijo Ocram: pero también se han dado cuenta de que muchos de nosotros efectivamente podemos manejar información alternativa, distinta o complementaria de la que ellos tienen… o que o simplemente expresamos nuestra opinión despercudidamente, ya sea firmando o con pseudónimo.

Sí, claro, también hay bloggers que se inventan cosas y que reparten chismes y calumnias, pero, ¿y ciertos diarios chicha no se inventan cosas también? Y no se olviden, videíto manda, ¿no se alquilaron los elegantes y no-chichas Crousillat en pleno para repartir barro y demás materias malolientes con ventilador? Entonces, ¿en qué quedamos? Si uno no quiere ser desacreditado, pues no debe dejarse poner (o dejarse crecer) rabo de paja.

El hecho es que muchos dizque periodistas sienten que, como los bloggers no somos parte del establishment periodístico, y como la web es libre, se pueden aprovechar libremente lo que les parece de los blogs, pero no quieren reconocernos el crédito, para aparentar que han trabajado (o pensado) muchísimo. Bingo: el vivo vive del zonzo y el zonzo de su trabajo, ¿no? ¡Viva! Total, mientras los jefes tampoco se incomoden por eso, mientras se cierre a tiempo la edición, mientras la basura no apeste, mientras la rata no asome el hocico, todo estará bien. ¿No?

REFLEXIONES CON SAL DE ANDREWS:

Como comenté hace tiempo, en la prensa, como en la blogósfera, ni están todos los que son, ni son todos los que están. De modo que lanzo algunas preguntas. Food for thought: ¿qué diferencia a la blogósfera de la prensa oficial? La organización, claro está, y la inmediatez del soporte electrónico. ¿Y qué es lo que hace que el blogger o el periodista sean responsables de lo que publican? El deber, la responsabilidad, la Ética, me dirán. Ya, OK. Hasta a mí me convence. Pero aún así, ¿hasta qué punto se puede seguir efectivamente una Ética personal dentro de una organización empresarial, como por ejemplo un medio de prensa, que obedece la lógica del mercado? La Ética debería regir el trabajo del periodista y el tratamiento del medio: debería, pero ¿es realistamente posible? ¿Hasta qué punto?

Vistos los considerandos: el hecho de ser un medio de prensa establecido ¿es garantía absoluta per se de que la información que ofrece ha sido debidamente “filtrada”, como sugirió nuestra amiga Rosa María Palacios al final de su reportaje sobre las relaciones entre blogs y prensa? (y en comentarios anteriores), ¿Nos asegura que presentan información propia y ajustada a los hechos? Eterna pregunta con interminable debate. Pero, a la luz de los hechos recientes, parece que en las redacciones del país hay demasiados devotos de aquel verso de Luis Hernández “Creo en el plagio / y con el plagio creo”

FORMALÍSIMO EPÍLOGO:

Ya pues chicos, una cosa es la licencia poética y otra muy distinta atribuirse el trabajo de otro. Sean decentes y tómense el trabajo de darle una volteadita al los materiales que usan como fuente. Lean, comprendan, crucen información, y escríbanlo con sus propias palabras: chambeen, que para eso les pagan. Y si van a usar material original de otro, al menos denle su crédito.

Y las últimas preguntas: ¿Ningunear a los bloggers es ético? No hacer ninguna aclaración ni descargo una vez descubierto el plagio, y fingir que no pasó nada ¿es ético…? ¿No debería, mínimo, hacerse una depuración de gente sinvergüenza y mandarla a su casa con un castigo acorde con su mentalidad de escolar ocioso, como escribir mil planas de NO DEBO PLAGIAR?

He dicho.

ACTUALIZACION AL LUNES 5: Recién hoy ha aparecido un saludable mea culpa en La República. Al menos… Pero estemos vigilantes, para que el plagio no vuelva a suceder.

Anuncios

14 comentarios en “Prensa, blogs y plagios: algunas meditaciones.

  1. la cosa es que la “gente grande” aun no sabe que son blogs. Normalmente, el peruiano promedio cree que solo los genios en computacion pueden sacar una web, por tanto, debemos ser una especia de periodicos chiquitos y no amas de casa, estudiantes, artistas, adolescentes, etc. Y como dices mas o menos, si esta en Internet, pues lo puedo usar, pensaran.

    Y plagio es plagio. Es lo mismo copiar de un blog que copiarse el ensayo del cole de tu hijo, pues! igual eres tramposo, o no?

    Me gusta

  2. Pareciera (porque no estoy en Perú), que los medios de prensa siguen con su miopía de no querer ver hacia donde camina la blogósfera. Mientras que en la Argentina y España (por citar dos ejemplos), muchos periodistas y directores de medios tienen blog, en nuestro país todavía nos miran por encima del hombro.
    Claro, plagio es plagio. Aún hoy, a pesar de que la difusión masiva de contenido sigue imparable y a gran velocidad, no cuesta nada citar la fuente. Tengo una entrada en mi blog con unos cuantos ejemplos sobre ello.
    Saludos.

    Me gusta

  3. ¿Por que los blogs en el Perú son mirados (y seguirán mirandose) por encima del hombro? Porque no hay hábito de lectura gracias al neoliberalismo fujimontesinista que volvió la educación un negocio en el cual las universidades han perdido rigor para mantener a sus brutitos clientes.

    Como vamos el pedófilo diario el Chino seguirá teniendo mas “lectores” que toda la blogosfera junta.

    Me gusta

  4. Mi estimada Isa,

    Como siempre te lo he mencionado la prensa escrita es un estercolero sin excepción.Y la prensa televisiva no se queda atrás. Todo son conveniencias, amarres,acomodos y arreglos con el capo que es dueño del medio.

    No existen medios independientes en el Perú. Todos estan comprometidos de una u otra forma con grupos económicos que siempre ejerzen su capacidad de presión contra alguna nota que no les gusta. Esos, son los llamados filtros a los que hace alusión Rosa Maria Palacios, adalid del agua tibia y las verdades a medias.

    Un abrazo

    Schatz

    Me gusta

  5. Si pues, los plagios nunca faltan. Pero es lamentalbe que a los blogs la prensa los siga viendo como “blogs personales” nada más cuando muchos de ellos son interesantes e informativos =)

    Me gusta

  6. La realidad sobre la ética de la prensa en el Perú es una utopía. El que puede, se lía con el más fuerte. Es cuestión de sobreviviencia para ellos.
    No es de extrañar que les saque roncha que gente independiente, y sin rabo de paja, vaya por ahí diciendo verdades y ganando adeptos. Les arde amiga Danza.
    Asi que tratan de acabar con eso, echando, como se dice, barro con ventilador.

    Me gusta

  7. es la era de los blogs! ya no se puede cerrar los ojos, existen y no se pueden controlar! (tambien habria que estar desesperado por control para intentar controlar la blogósfera, es imposible)

    saludos!

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.