Más vale caña monse vivo…

…que ser el chofer más astuto del cementerio. Eso me digo a mí misma para darme ánimos.

Será tal vez por la misma razón por la cual no se aprende un idioma con igual facilidad cuando se lo estudia de adulto que cuando se lo aprende desde niño: no lo sé, pero reconozco que sigo siendo una maricona total a la hora de agarrar mi carrito. Siempre estoy manteniendo mi distancia, mirando todos mis espejos, evitando las congestiones y las esquinas sin semáforos, las rutas del transporte público, y buscándome mis rutitas alternas despejadas, aunque sean más largas.

Una cosa es el Circuito de Examen de Conchán y otra muy distinta el tránsito limeño. Qué cara de “caña monse” debo tener cuando manejo mi Escarabajo, que algunas veces los choferes de combi me han gritado, muertos de risa, “¡¡pase, ‘ñorita!!!” o peor aún, “¡¡pasa nomás, mamacita!!”. Y me han dejado pasar con expresivos y caballerosos gestos. Y yo me he quedado preguntándome porqué, si esta especie urbana (choferes y cobradores) es de lo más hostil y hasta agrede a las policías de tránsito, ha sido sin embargo tan condescendiente (hasta ahora y por suerte) conmigo.

Mi teoría es que les divierte ver a una mujer que no sólo no intenta pasar primero ni enfrentarse con ellos, sino que encaja precisamente (lo admito, pa’ qué les digo que no , si sí) en el cliché machista de mujercita temerosa y que no es nada avezada al volante. Bueno, la verdad, si es para salvar mi vida, prefiero que se rían de mí a que me pasen la combi por encima. Dicen que de algo hay que reírse… me reiré de mí misma, pues. Qué queda. Al menos hasta que tenga más confianza en mis driving skills.

Pero no sé cuándo ocurrirá eso. Hace unas un par de semanas hubo un choque espectacular a tres cuadras de mi casa, en una intersección de dos callecitas residenciales despejadas y sin tránsito, por donde pasa un auto a la muerte de un obispo: una station-wagon particular y una pickup del Municipio de La Rica (¡ja!) Molina, que llevaba jardineros en la tolva, se estrellaron, justo cuando yo estaba doblando (llegando) a la esquina previa. La station-wagon dio varias vueltas de campana y terminó en un poste. La pickup se volcó de cabeza, con las llantas hacia arriba: los pobres jardineros municipales salieron volando por el aire y terminaron regados por la pista, junto con todos sus herramientas e implementos de trabajo.

¡Replop!

Más tardé yo en darme cuenta de lo que había pasado que el Serenazgo en llegar corriendo (ahí sí llegaron pronto, seguro para tratar de disimular el roche de estar transportando a los jardineros peor que si fuera ganado). Llegué a mi casa a abrazar a mi hija. Y desde ese día, sólo he sacado el auto al grifo a que le controlen el aire de las llantas. Sólo de pensar que yo he pasado tan confiada por ese cruce, hasta entonces taaaaan tranquilo, y de recordar ese accidente, me agarra el pánico de nuevo. Si dos bestias son capaces de estrellarse por exceso de velocidad en una zona residencial sin tránsito, ¿entonces… todos estamos en peligro sólo por subirnos al carro? Plop…

Tal vez estoy exagerando. Pero toy asustadita pe’… necesito agüita de azahar (real, metafórica y virtual).

Anuncios

18 comentarios en “Más vale caña monse vivo…

  1. A veces pasa, pero mas usual es que haya esquinas “premiadas”…. me acuerdo que a la espalda de mi antigua casa siempre habian accidentes, uno en el cruce de Talara con Brasil y otro en el de Canterac con Brasil…… ya era costumbre!!

    Me gusta

  2. ayyyyyyyy aca a veces el transito es jodido pero ya me contaron mis padres cuando fueron en enero a la leeeeeema… mi mama hasta ahora se asusta cuando se acuerda

    y malas noticias… mi volocho sufrio un accidente y está en operaciones de alto riesgo… lo bueno es que lo podré disfrutar en Camaná jojojojo!!! whoaaaaaaaa!! a manejar!! (pero no borracho, ya me fue mal manejando (bici) borracho.. digo a mi pata porque yo en bici ni drogado me pasa nada, soy taaaaan buenoooooo….

    besos!!!!

    Me gusta

  3. No puedes pestañear en el tránsito limeno. No hay lógica ni sentido común. Es cierto que a veces nos confiamos por estar en una calle tranquila, o por respetar las reglas de transito, pero no es raro que te choquen por atrás cuando estás detenido en una luz roja, que mientras estás en una avenida salga alguien de un auto a toda velocidad de una pequeña calle, que pases tranquilamente en luz verde y te envistan del lado donde se supone que la luz está en rojo,.. la lista es interminable, no nos podemos distraer ni un instante.

    Saludos!

    Me gusta

  4. nada, en cualquier esquina, cuando te toca te toca… sal tranquila onmas y maneja a la defensiva, ese es el problema del transito limeño, todos quieren meter el carro todos quieren adelabtar a los demas… tu ttranqui y siguete dandote vueltitas en el VW escarabajo

    Me gusta

  5. Llevo muchísimos años manejando y aún no dejo de tener cierta reserva cuando manejo, ni los años, ni la mucha experiencia puede librarte de un mal conductor por todas las precauciones que puedas tomar, como dice Imberbe cuando te toca… te toca, pero si de eso se tratara, no saldríamos ni siquiera a caminar verdad? Animo Danza, poco a poco se te quitará el miedo de ver ese accidente, pero nunca pierdas la prudencia 🙂

    Saluditos 🙂

    Me gusta

  6. Gracias a Dios nada te ha pasado a ti, ni a tu pequeñina.

    Es mucho mejor ser prudente que creerse Schumacher. La verdad es que a mi me da rabia pensar en toda esa gente que ha muerto, no por su culpa, sino por la de algún imbécil que iba drogado, borracho o hablando por el móvil.

    *grrrrrr*

    Me gusta

  7. Me reí con eso de que los jardineros terminaron regados…
    Manejar con extremo cuidado no evita que venga un hijo de ya saben que fruta, y te empotre el carro en el mejor de los casos. La cosa es no dejarse vencer por la paranoia, sino ni saldríamos de casa.
    Suerte y mucho cuidado.

    Me gusta

  8. En calles residenciales es donde ocurren muchas veces accidentes graves, ya que todo el mundo sabe que casi nunca hay autos, lamentablemente por ese casi, ocurren desgracias; hace unos anhos unos amigos de la universidad saliendo de jugar un partido en Chacarilla fueron a un Wong a comprar gaseosas para todos los que estabamos en la canchita, a dos cuadras una combi (no de pasajeros, fue particular) los mando a todos los que iban en el auto al Hospital al menos una semana.
    Un tiempo despues, una combi en la que yo iba, y que no iba rapido choco con una camioneta abierta de la PNP que se aparecio de repente a toda velocidad y llevaba policias arriba que acabaron como los jardineros de tu experiencia, el cobrador de la combi tambien salio volando, todos salieron vivos de milagro.
    Manejar en Lima requiere aparte de experiencia, mucho cuidado no solo de lo que uno haga sino de lo que posiblemente haga el animal que puede aparecerse en cualquier momento, a manejar a la defensiva nomas.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.