Casapalca: yo me pregunto…

Yo me pregunto si mi padre, una persona de más de 70 años que sufre de problemas cardiacos y que no tiene absolutamente nada que ver con ninguna patronal, merecía la odisea de caminar durante horas, sin alimentos ni bebidas, a 4,200 metros de altura, para sortear el bloqueo de la carretera central que efectuaron hoy nuevamente los trabajadores de Minera Casapalca.

Mi padre regresaba de un viaje de emergencia, y el ómnibus en el que volvía, al igual que cientos de otros vehículos, quedó varado en las alturas de Casapalca. Mi padre, una persona muy noble, comprende la situación de los mineros explotados; él mismo fue sindicalista en su juventud, y uno de los fundadores del original y primigenio SUTEP. De modo que mi padre hizo “de tripas corazón”, y con ayuda de algunas personas jóvenes que viajaban en el mismo ómnibus, consiguió con muchas dificultades llegar al otro lado del bloqueo.

No pongo en cuestión la legitimidad de las demandas, pero sí de los modos con que supuestamente se está luchando por ellas. No soy abogada ni especialista en el tema, pero me figuro que una demanda con sustento debe ser factible de ser legalmente litigada. Y no creo que lanzar a otros trabajadores a recibir las balas que la policía va a disparar sea muy respetuoso del derecho a la vida o de la integridad física. Como tampoco lo es exponer al peligro a viajeros en tránsito, entre ellos ancianos como mi padre, y madres con niños pequeños, lanzando piedras a los vehículos detenidos.

Aunque ahora que nuestro presidente ha puesto de moda la (cuestionable) “política de las patadas”, yo me pregunto, si estos supuestos dirigentes sindicales de Casapalca son tan valientes para arriesgar sus vidas exponiéndose (y a sus mujeres e hijos, dicho sea de paso) frente a la policía y bloqueando una carretera, ¿por qué no van mejor a hacer un plantón frente a las propiedades de los Gubbins? ¿O por qué no enfrentan directamente al Directorio completo, o a las empresas contratistas que son las que hacen todo el tejemaneje? ¿O porqué no se van de frente a exigir sus derechos al Congreso, a Palacio, a cualquier otra instancia oficial que se les ocurra, en lugar de arriesgar las vidas de terceras personas, que nada tienen que ver con el problema?

El tema de Casapalca es muy serio y complejo y no voy a discutirlo acá porque es materia de otro tipo de análisis. Pero lo que yo me temo es que estos plantones son puramente una medida publicitaria. Un muerto es muy efectivo para “jalar titulares”. Muchos muertos, más aún. Y como ya murieron trabajadores, si en esta ocasión los muertos fuesen ajenos, pues muchísimo mejor. Pero, ¿eso es ético? ¿Eso es decente? Claro que no. Y además de ser antiético, indecente y absurdo, tampoco es efectivo en realidad, pues terminará convirtiéndose en un disparo al pie lanzado por los propios quejosos. Porque –al margen de la legitimidad o no de sus reclamos– la imagen de sí mismos que están dando al país y al mundo es la de un grupo de intransigentes radicales al que no se puede prestar oídos. Con lo cual ellos mismos caricaturizan su causa y crean anticuerpos hacia su lucha sindical.

Termino este post con una expresiva frase de mi padre: “Sindicalistas, ¡los de mis tiempos…!”

Anuncios

11 comentarios en “Casapalca: yo me pregunto…

  1. Mis cinco centavos (¿mis cinco yenes?).

    Habiendo vivido durante años cerca del centro de Lima, he visto toda suerte de manifestación/huelga que significaba el cierre temporal al tránsito de algunas zonas de la ciudad (normalmente las mismas una y otra vez, casi siempre al lado de la institución a la que se le exigía algo: ministerio de economía, el de salud, el de justicia, etc.). Lo que pocas veces vi, sin embargo, es el cierre de aeropuertos/carreteras/ciudades como es ahora habitual.

    Puedo estar totalmente equivocado ya que hace más de cuatro años no piso el Perú, pero tengo la sospecha que este comportamiento se volvió endémico luego que Mister Toledo diese un paso atrás en su proyecto de privatización del servicio de agua en Arequipa. Los arequipeños cerraron la ciudad, aeropuertos, carreteras, etc., y no dejaron de lanzar piedras hasta que se retiró la ley (o se suspendió, o se postergó, ya no recuerdo). Desde ese entonces siento que este tipo de acciones se vieron replicados por todos lados, ya que la gente advirtió que el gobierno era débil y que daba su brazo a torcer (o que tomaba acción sobre sus demandas) con el número adecuado de carreteras/aeropuertos/ciudades cerrados.

    El Perú se ha vuelto casi casi como un niño al que su papás no le dejan comer helado. Descubren que haciendo una GRAN pataleta les hacen siempre caso, así que esa será siempre el método de “negociación” que usarán cuando quieran algo.

    (PS: Igual que tú, no estoy opinando sobre la justicia -o no- del tema que lanzó a los arequipeños -y a los casapalquinos- a la huelga, sólo sobre su método de “si yo no obtengo solución a mis problemas, todos sufren”).

    Saludos desde Japón.

    Me gusta

  2. Les es muy facil criticar comodamente a los mineros u a otros sindicalistas. El peru debe ser uno de los paises donde peor se trata al trabajador. Lamentablemente subsiste en muchos empresarios una mentalidad colonial, intransingente.
    Decir marketera a la actitud de los mineros es deleznable. Ya llevan con su protesta mas de 5 años, sin ninguna solucion definitiva.
    Y no es una pataleta de los mineros. Aqui en lima despidieron a toda la dirigencia del recien formado sindicato de Rypley. A los de Topytop idem. LOs profesores y policias cualquier rato revientan.Si no ves protestas mas fuertes es porque hace tiempo perdimos la poca dignidad que teniamos(aunque creo que nos acojuda el clima sobretodo).
    Nos falta mucho para se civilizados , que no te deslumbre le neon o el cemento. Esas son las consecuiencias de vivir en el Peru. ¿Que no te guste? Felizmente las puertas estan abiertas

    Me gusta

  3. Necesitamos urgente un manual de comprensión de lectura. Felizmente los hay baratos en Wilson.
    No se cuestiona la legitimidad de los reclamos. Si en ese ómnibus hubiera estado un familiar del despistado de arriba, y hubiera sufrido el golpe de una piedra, es legítimo el método de protesta?
    “Nos falta mucho para se civilizados”… Efectivamente, y aquellos que bloquean las carreteras y agreden a inocentes, o generan esas molestias a terceros, son los que muestran al mundo que nos falta mucho para ser civilizados.
    Hoy que existe internet, la noticia viaja a mayor velocidad, y en el mundo entero dirán… mucha luz de neón, mucho cemento, pero el método de plantear reclamos es del siglo pasado.
    Acá en Japón y en la vecina Corea del Sur también hay manifestaciones muy fuertes, pero los que reclaman no perjudican a terceras personas.
    Un abrazo desde Japón.

    Me gusta

  4. Sí, hay formas de reclamar que parecen diseñadas por los opositores de los reclamantes.
    Torpes, irreflexivas, violentas y …ineficaces!

    Se trata de un círculo lleno de vicios: Cuanta más violencia, más difusión en los medios (y mejor si hay mucha sangre de por medio) pero también más satanización de los reclamos que pueden ser muy justos.
    Entonces, todo queda en espectáculo.

    Me gusta

  5. igual que el terrorismo que se ensañó con pobladores pobres del interior del país

    la protesta no esta mal, pero hay que saberla hacer
    pienso que francotiradores especialmente ubicados para asesinar autoridades sería una manera mejor de protestar (o de hacer justicia)

    besos!!!

    Me gusta

  6. Bueno, el tema de las reividicaciones de los derechos como trabajadores mineros, es demasiado amplio y sobre todo te va a llevar a un solo punto, que no vale la pena discutir aqui
    No es valido, bajo ningun medio, obstruir carreteras o cuaquier cosa que no haga viable el desarrollo o que obstruya el avance. Sin embargo, muy al maregn de los escudos humanos de los que se valen los sindicalistas en general, tampoco es muy valido que las derechos mineros solo y unicamente sena materia de estudio y preocupacion cuando se bloquea una carretera
    La solucion, como todo, el dialogo, pero eso si, el dialogo eficaz y constante, yo estoy en contra de los grandilocuente sabelotodo que abundan en este tipo de cuestiones, porque lo unico que lleva su vana palabreria es a lo que usualmente hacen ellos con su vida: nada
    Es un tema bien amplio mi estimada, quiero decirte que lo mejor que se pudo hacer es dialogar con las personas involucradas, si no, bloqueos como este no solo serna frecuentes sino que seran la medida de protesta mas “efectiva” y se usaran con cada vez mas frecuencia
    Saludos

    Me gusta

  7. Interesante conocerla . leí su artículo sobre Casapalca apasionado por cierto . Lamento lo que su señor padre , creo que la frase que cita de él al final del texto fue precisa y justa , mi padre si estuviese vivo coincidiría con el suyo.

    A propósito mi aparición en el famoso Top fue fortuita , fallas del sistema que por suerte y tranquilidad para muchos y sobre todo para mí se solucionaron .

    A proposito tener 35 o cincuenta lugares en dónde publicar no es sintoma de ociosidad ,todo depende del ojo del observador.

    Atentamente

    FANNY JEM WONG

    Me gusta

  8. Vaya tema complicado. Eso de que el derecho de uno termina donde comienza el derecho del otro, es una bonita frase que no sirve para maldita sea la cosa. El sentido común debería prevalecer y si los que reclaman ven que hay personas mayores o enfermas, pues deberían dejar que pasen.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s