(Please) Don’t stop the music.

OK. Confieso haber subestimado a Rihanna: tras haber escuchado apenas su SOS (que no me parece más que una especie de cover del “Tainted Love” del ochentero Soft Cell) pensé que era una de aquellas efímeras aspirantes a estrellas que el showbiz lanza por miles. Pero después de haber escuchado Hate that I love you, Break it off (a dúo con Sean Paul) Don’t stop the music, este último temita se ha ganado su sitio en uno de mis playlists del iPod. Cierto que la niña (acaba de cumplir 20 añitos) tiene varias canciones hiphoperas que no me convencen (échenle la culpa a mis 42 años) pero éste en particular, que es tan hipnóticamente dancehall, me tiene enganchada. Para que una canción me desinhiba al grado de ponerme a a bailar en cualquier lado, sin consideraciones de edad, tamaño y peso, tiene que gustarme mucho… y yo suelo ser muy selectiva.

No sé hasta qué punto la música sea suya, o si es solamente obra de astutos productores. No he investigado tanto: quizás ustedes mis lectores me puedan dar pistas. Pero si la niña tiene el talento que parece tener, cuídate Madonna (¡y anda pensando en jubilarte ya!) que ya tienes competencia y heredera. Porque además de hacer música, Rihanna es hermosa (por no decir, bellísima) y con la tierna edad que tiene, pues le esperan muuuuchos años en la industria, si sabe hacer las cosas y se rodea de la gente correcta. No tiene una gran voz, es cierto, pero Madonna tampoco… y miren qué bien le ha ido🙂

Es verdad; la industria del espectáculo busca cada vez carne más joven. En mi época las estrellas juveniles no eran taaaan jóvenes: el caso de mi contemporánea Brooke Shields, o de los infames “Menudo”, eran la excepción y no la regla. Allá por los 80’s, cuando yo misma era joven, Madonna y Cyndi Lauper hacían sus primeros pininos, pero ya eran mujeres hechas y tenían ambas ya algo más de 25 años… y dicho sea de paso, nunca han sido precisamente “bellas”.

Hoy, 2008, Rihanna apenas cumplió 20 y ya se le considera una estrella y ha ganado numerosos premios. No sé aún hasta qué punto esto sea bueno o malo. Cuando veo lo que le pasa a la pobre Britney y otras chicas de su promoción (por decirlo de alguna manera) pienso que la presión del estrellato es exigirle demasiado a una edad que es (o debería ser) fundamentalmente de aprendizaje de la vida; veo a niñas como Ali Lohan (sí, la hermanita de 14 años de Lindsay) buscándose un lugar en la industria del espectáculo, y desde mi teóricamente madura edad de madre de familia me pregunto qué cosas y casos veremos de aquí a diez años.

Pero, de otro lado, me parece genial que haya espacio para que la gente joven exprese sus talentos y tenga la oportunidad de vivir de ellos, y hasta de asegurar su vejez, si saben administrarse. E incluso de hacer de su carrera un negocio que finalmente dará trabajo a muchas personas.

Finalmente, esto me hace pensar, como madre, que tenemos enfrente nuestro el desafío de formar a nuestros hijos para vivir y desenvolverse en un mundo que cambia muchísimo más rápido que el de nuestros padres; tenemos el reto de prepararlos desde muy niños para afrontar con equilibrio y madurez las personalísimas decisiones de cómo manejar la vida y la carrera, de acuerdo con los valores que queremos inculcarles. De eso dependerá que nuestros hijos elijan, metafóricamente hablando, seguir los pasos de Alicia Keys o perderse como Britney Spears.

Mientras tanto, ya está bueno de tanta reflexión. A gozarrr!!! Me apunto al estribillo de Rihanna: (please) don’t stop the music. Mientras haya música, seré feliz, pase lo que pase. Y un dato de último minuto, antes de que se me olvide: la susodicha canción incluye en los coros un guiñito de ojo a los 80’s de mi juventud, es decir, una sampleadaza de un tema de Michael Jackson, “Wanna be starting something”. Mama-se, Mama-sa, Mama-coosa…

Nos vemos!

4 comentarios en “(Please) Don’t stop the music.

  1. Creo que debería alejarse haaaaaaaaaaaaaaaaaaaaarto de MTV, de Paris Hilton, de Lohan, de quienes las acompañen a esas… y también de los realities…

    Recomiendo mandarla a Alemania o a Inglaterra, a su tierna edad estamos a tiempo.

    Creo que algo así pasó con Macy Gray, no es famosísima tampoco, pero es una cantante genial. Igual con Dustin Hoffman, no hubiera sido el mismo si hubiera chambeado en gringolandia a comienzos de los 70.

    Me gusta

  2. ojala en el mercado musical haya tambien espacio para un loco bloguero y su banda… pero si no no me hago paltas y subiré torrents y canciones al rapidshare bajo la venia del creative commons que le pondré a lo que haga🙂

    Me gusta

  3. Asu, te manejas toda la “jeringa” musical al dedillo. No he escuchado a la comadre pero hay varias chicocas promocionadas a forro que luego de unos meses, o desaparecen o están internadas en algún centro de rehabilitación.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s