Galería Vértice clausurada: ¿clasismo galopante?

Tomando un no tan sorprendente giro, la historia de la exposición motivo de mi post anterior ha llegado al punto de que la Municipalidad de San Isidro, con una diligencia digna de mejor causa, ha clausurado el local de la Galería Vértice (brillantemente dirigida por Rosario Wenzel) alegando problemas con la licencia municipal de funcionamiento de la galería.

No me sorprende la intolerancia de ciertos elementos ligados a un grupo devocional que todos conocemos. Pero sí me sorprende la chata visión de la realidad que los rodea de parte de algunas personas que han pasado por la universidad o que tienen diversos niveles de estudios superiores, que por su condición económica han podido viajar y ver algo más del mundo que el peruano promedio, y que, en resumen, uno consideraría capaces de ver más allá de lo aparente.

Lo que ha sucedido no es casual. Con el muy peruano recurso de buscar una excusa legal, se ha aplicado la censura. Todos recordamos casos en que por evitarse líos ante presiones externas se ha retirado alguna pieza de una exposición (le ocurrió a la propia Cristina Planas en su participación en la primera Bienal Iberoamericana, con su trabajo llamado “Wawa”). Pero aprovecharse del hecho de que la dueña de la Galería Vértice esté de viaje para clausurar una galería bajo un cuestionable pretexto (porque es de todos sabido que muchísimos negocios de ese y otros distritos funcionan sin la licencia apropiada) es una bajeza que linda con un extraño oscurantismo.

Si la muestra hubiese tenido lugar en algún espacio ligado de algún modo a la Iglesia Católica o al Estado peruano (como una municipalidad, ministerio, etc.) entendería que los jerarcas de la iglesia la censurasen. Pero la Galería Vértice es una galería particular, cuyo trabajo esforzado contribuye a levantar la imagen de San Isidro como cuna y espacio de artistas (vean los paneles municipales de la Av. Javier Prado) y no tiene que yo sepa ninguna vinculación ni con ninguna iglesia ni con ninguna entidad del Estado. Por tanto, que alguien pretenda erigirse en fiscalizador de lo que esta o cualquier otra galería PARTICULAR exhiban me resulta francamente incomprensible. Pero el hecho de que cierta funcionaria de la municipalidad de San Isidro sea miembro del Opus Dei tampoco es casualidad.

Aunque quizás Vértice y Cristina Planas deban tomar este hecho como una condecoración. Una señal de que la propuesta conceptual ha estado correctamente dirigida y enfocada. Me explico. Cristina ha tomado iconos religiosos populares para su trabajo, y los ha escogido no porque sean sagrados o no, sino en tanto que son figuras que son manejadas por el discurso y la cultura populares. Que pertenecen a una iconografía religiosa que el pueblo maneja sin problemas. ¿O pretenden ciertas personas que creamos que las imágenes (ojo, “las imágenes”, recalco) de Santa Rosa y San Martín, o el señor de los Milagros NO SON patrimonio de su pueblo? ¿Son propiedad privada de la iglesia? ¿O de ciertos grupos? Y en cuanto a Sarita Colonia, sin comentarios. Si ni siquiera ha sido reconocida por la iglesia Católica. Es una imagen que le pertenece 100% al pueblo. Otra cosa muy distinta sería si alguien estuviese yendo a hacer pintas dentro de una iglesia o a agredir físicamente a los fieles de una u otra fe.

Y justamente se revela aquí el marcado clasismo, la discriminación y la ENORME brecha entre ciertos sectores de la Iglesia Católica y ciertos sectores AB que no quieren aceptar lo que sucede alrededor de ellos. Yo soy testigo de la cariñosa acogida que ha tenido este trabajo de Cristina Planas durante las intervenciones urbanas. La gente de barrio, por llamarla de alguna manera, se acercaba con espontánea curiosidad y se alegraba de ver a su santo en el barrio, ubicado en su mismo espacio. Muchos no reparaban en el hecho de que el santo o santa (o el mismo Cristo) estuviera en ropa interior. Como anécdota, tampoco mi hija de cinco años reparó en ese hecho.

Los comentarios de los transeúntes eran en su mayoría positivos, y muchas personas querían tomarse fotos con “su” santo. Algunos preguntaban, y se les respondía, y aceptaban la explicación. Hay fotos de Planas que documentan este proceso. Y esto pone de relieve (voy al punto) el acierto con que la artista ha tomado justamente los elementos vivos de la cultura popular en este trabajo. Porque de no ser así, los espectadores de las intervenciones urbanas no habrían conectado tan cordialmente con la propuesta.

Y es que, además, la Fe del pueblo es así, espontánea, sencilla, y como dicen en el barrio, “no se hace paltas” a la hora de incorporar elementos de SU cultura popular a su muy personal Fe. Por este mismo proceso es que vemos Saritas, Martincitos y Santarositas en calcomanías y estampitas; por eso en los pueblos del interior del Perú los santos, vírgenes y cristos son homenajeados con corridas de toros, bailes y fiestas populares donde se come, se liba licor y… y se ve de todo, pese a quienes les pese.

Me resulta por ello muy sintomático, pues, que quienes hayan alzado la voz sintiéndose ofendidos hayan sido en su mayoría quienes viven marcando cuidadosamente su distancia del pueblo. Yo creo que si esta muestra se hubiera presentado en algún distrito más popular, menos AB, esta censura no habría tenido lugar.

De otro lado, teniendo en cuenta la escasez de espacios para que los artistas puedan presentar sus trabajos. resulta doblemente injusto y absurdo clausurar una galería. Porque además los principales perjudicados van a ser ahora los artistas que están programados para exhibir en Vértice en los próximos días (la muestra de Planas debía cerrar mañana 8 de noviembre) y que no podrán trabajar en su montaje hasta que se reabra la galería.

Espero pues que este impasse se resuelva pronto, que Vértice pueda reabrir sus puertas, que Planas pueda llevar su muestra a otros públicos donde será sin duda mejor recibida, y que ciertas mentalidades feudales empiecen a mirar por la ventana. Hay todo un mundo afuera, señores, y hay espacio para todos.

ACTUALIZACION:

Unas reflexiones mías más personales en mi otro blog.

Comunicado de la Galería Vértice en el blog Arte Nuevo.

19 comentarios en “Galería Vértice clausurada: ¿clasismo galopante?

  1. Ojalá esta galería vuelva a funcionar e invitar artistas más de avanzada que expondan bellas obras de arte, en pintura y escultura, con temás más importantes como la pobreza (retarar un pobre, casi huesos y pellejo, casi muerto e ignorado), o sobre el aborto (una escultura de un feto despedazado, pero claro que sea alegórico sino puede chocar tanto arte) o sobre el goce del cuerpo que tanto esta de ‘moda’. Porque cuando dicen que algo es arte, es arte y punto. ¿No?

    Me gusta

  2. @gamma, una vez los del Opus Dei me exhortaron a no decir “Dios mio!” porque consideraban que eso era pecado… a un pata le dijeron textualmente “Quema ese libro!!!” (hablando del Codigo da Vinci)… a mi me quisieron prohibir que lea Cien años de soledad, el mejor libro que he leido en mi vida… nos quitaron a mi y a unos patas una condecoración que merecíamos… dos veces… en un congreso interno en el colegio sobre San Josemaría… el idiota de Rafael Rey es del Opus Dei, hace estupideces (recuerdan lo del Pisco 7.9? eso es solo un botón) y nadie le dice nada…

    que cólera, esta tira de cucufatos e idiotas creyéndose dueños de la verdad, atropellando a cualquiera que piense distinto a ellos… pues por eso tampoco les tengo respeto. A mi no me lo tuvieron, por qué tenérselo a ellos? Y pensar que por un buen tiempo me caian bien…

    besos isa!!!

    Me gusta

  3. El cierre de una galería de arte por parte de alguna autoridad es como impedir alimentar al hambriento; injusto y detestable, más aun con la bandera de la Iglesia con un Opus Dei, A ti Oh Dios, siempre vertical, siempre intolerante frente a lo que no comprende, frente a su escasez. Siempre el miedo a la irreverencia por un abandono de fieles prototipos para laicos en una sociedad tradicionalmente necia se impone a la libertad de saber quienes somos y al espíritu popular menos plástico y más auténtico. Lástima.

    Saludos

    Me gusta

  4. Apreciada María Isabel

    El tema que abordas es bastante controvertido y dudo que haya un consenso.

    En lo personal, sólo diría que el derecho de uno (incluso el de un artista) termina cuando comienza el de los demás.

    Yo me considero bastante progresista en muchoas aspectos. Pero sólo me pregunto, ¿Cristina Planas está preservando y divulgando iconos de la religiosidad porpular (lo cual me parecería genial)? O ¿acaso a tales iconos nos los estaría más bien desvirtuando y banalizando?

    Si queremos combatir el lastre del clasismo, ¿acaso Cristina Planas no estaría siendo paradojicamente bastante clasista, al ser irreverente con imágenes de la piedad popular católica distorsionándolas en su espíritu original?

    En lo personal, por más progresita que sea, por más a favor del arte que esté, a mi sí me resulta chocante ver por ejemplo en ropa interior a San Martín de Porres. Ver la siguiente imagen:

    En fin, sólo dejo las preguntas abiertas, y ya cada quien saque sus conclusiones

    Y creeme: un conservador o fundamentalista precisamente no me considero

    Saludos

    Me gusta

  5. Hola. Recuerdo que vi el artículo de El Dominical y lo que me chocó es que la artista haya hecho a San Martín de Porras tan feo. ¿Acaso los muchachos de barrio son feos? Vi la página que citó Luis Lama donde unas personas católicas preocupadas incluso decían que les parecía deforme. Si quieres demostrar que puedes tener algún “defecto” y ser “santo”, ok, pero ¿por qué no hacer deformes a todos los santos y no solamente a San Martín?

    Por supuesto que no estoy de acuerdo con el cierre de la galería pero si las fotos de la muestra han podido tocar alguna fibra en mi que no soy cristiano (pero estudié once años en un colegio católico y como suelo pensar eso no se quita ni con ña pancha) entonces cualquiera que sea “practicante” se debe poner peor si ve a “su” San Martín “deforme” o a “su” Santa Rosa en un gesto que puede interpretar como “orgásmico” aunque yo lo entiendo como un éxtasis místico (así es el mundo católico, pues, el sexo es cochino, sucio… claro que también hay gente que no es católica y cristiana que piensa lo mismo) y… semidesnudos.

    Estoy pensando de que esto que hayan cerrado la galería nos ha hecho pensar y reflexionar mucho más de que si no lo hubieran hecho; hay varias cosas que pensar aquí por ejemplo si aparentemente sí se trata de un caso de censura entonces ¿por qué no se ha hecho abiertamiente, por qué recurrir a esas triquiñuelas legales y tributarias? (esta pregunta va hacia las personas “cristianas” que han promovido el cierre), ¿había alguna forma de expresar racionalmente la molestia por esta exposición? ¿Acaso sólo anotando en el cuadernito de comentarios de la galería? ¿Qué hubiera pasado si en vez de cerrar la galería la gente hubiera ido a romper las obras de Cristina Planas? Ok, aceptemos la idea de que las imágenes son “patrimonio del pueblo”, que no son propiedad de ciertos grupos pero de las misma forma tampoco lo serían de la artista Cristina Planas, me parece.

    No sé, igual no estoy de acuerdo con el cierre de la galería porque no pude ver la muestra a plenitud, hubiera querido haberlo hecho.

    Saludos

    p.d. Si la artista me va a decir que el molde que encontró para “su” San Martín era así pues debió haber buscado más, hay “moldes” más bonitos.

    Me gusta

  6. Mucha gente reacciona airadamente ante esta muestra, y me animo a lanzar algunas reflexiones…
    Jesús está en paños menores en miles de estampas impresas cada año, y es la misma imagen que se lleva por las calles de Lima cada mes de octubre. Y en cada procesión hay gente, no digo que son todos los fieles, que se golpea el pecho, derrama lágrimas y lanza promesas de buen comportamiento, pero al regresar a su vida diaria, comete adulterio, habla mentiras, chismes, etc.
    El Cristo crucificado y humillado que estamos acostumbrados a ver, hoy en día en lugar de tener una corona de espinas, tiene una corona con hipocresía, falsedad, mentiras, traiciones, atentados contra la vida inocente, y otras “perlitas” que son las que lo mantienen colgado y sufriendo.
    El mismo Jesús fue el mejor ejemplo de la tolerancia al perdonar a María Magdalena. La próxima vez que alguien quiera colocar una estampita del Señor de los Milagros en algún espacio en el cual se desenvuelven diariamente, pregúntense si su proceder cotidiano con el vecino, con el compañero de trabajo, con el empleado de la tienda en donde realizan sus compras, o con el cónyugue honra a Jesucristo.
    Reflexionemos un poquito aunque sea.
    Julián Igue.

    Me gusta

  7. 1. ¿Debió cerrarse la galería? Sólo si había una infracción de la norma municipal de funcionamiento. Caso contrario, es un abuso. Pero ojo: un galería es un negocio, no tiene corona. Si a una bodeguita de barrio la cierran por incumplir, ¿por qué no cerrar a una galería por lo mismo?

    2. Sí, la muestra es ofensiva con una comunidad porque apunta a restarle sacralidad a personajes que son sagrados para esa comunidad ¿La Constitución garantiza nuestro derecho a ofender a un grupo de la sociedad?

    3. La muestra es una nulidad estéticamente, pero hasta las mediocridades tienen derechos a expresarse.

    4. El mainstream artístico quiere precisamente un arte como el de esta tipa: publicitario, escandaloso, vacío.

    Me gusta

  8. Por las mismas declaraciones de la sra. Planas uno puede darse cuenta o que no sabe de la religión o pretende burlarse de los religiosos. En todo caso sería una mediocre que no sabe medir su propio proceder.

    Pero ademas es muy cierto que los pedidos de cierre y censura más que excesivos son tontos. La cuestion que quiza tendríamos que preguntarnos es ¿cuál debe ser la respuesta al discurso de la artista? Tanto la censura como el “ignore” son desproporcionales. El primero por exceso y el segundo por defecto.

    Lo que no quita que deba haber una respuesta y que esta sea necesaria porque se trata, como dije, de una burla que no solamente corresponde con cierto imaginario “anti” sino que lo refuerza y -por medio de la provocación- le amplía su margen de acción. Dicho y hecho: a los que criticamos las obras se nos llega a tachar de intolerantes o fascistas.

    Como decía Gamma: muy bien, tenemos que respetar a los artistas. ¿y cuando ellos nos respetan a nosotros?

    Me gusta

  9. A lo largo de toda la historia se han visto innumerables ejemplos de intolerancia y censura a diversas manifestaciones artísticas, esta no es una novedad. Todos tenemos derecho a expresarnos, pero como bien leí en muchos comentarios (con los que concuerdo), nuestros derechos acaban cuando vulneran los derechos de los demás.
    Si es cierto que la galería Vértice fue cerrada por irregularidades en su licencia, pues es totalmente válido, es una empresa privada que tiene una serie de obligaciones tributarias de las que no está exenta, acaso los Sres. De Vértice tienen padrinos, no pues… juzguemos a todos por igual.
    Si por el contrario, la causa de tal acto hubiese sido la muestra de la sra. Planas, pues lo considero un total abuso.
    Con lo cual no avalo la obra de esta “artista”, ya que personalmente me parece también una clara muestra de intolerancia a las ideas católicas, señores respetos guardan respetos, esta muestra tiene una clara finalidad: provocar a un grupo religioso, si esto queria la sra. Planas, pues la felicitamos porque lo logró. Así que ahora no pretendamos ensalzar a falsos héroes porque aqui no los hay.
    Lamentablemente en nuestra escena artística se exhiben muchas propuestas artísticas que carecen de sentido y valor estéticos, el arte ahora es ideas dicen muchos, con ese pretexto estamos expuestos a cualquier basura en las salas de Lima, Tampoco esa es la idea… no creen.

    Me gusta

  10. De los grupos fundamentalistas se puede esperar cualquier cosa, pero del gobierno local….ha sido un abuso de autoridad! La constitución garantiza la libertad de expresión, el acceso a la información, los derechos culturales (via convenios internacionales) a los ciudadanos del Perú, a TODOS, en democracia. Una cosa es que protesten los cucufatos, tienen derecho, pero también los que no lo somos, tenemos derecho al goce estético que nos proporcionaba la galería VERTICE, empresa PRIVADA que pone de la suya para difundir el Arte. Me gustaría que se exponga una reproducción del JARDIN DE LAS DELICIAS de Hyeronimus Bosch, El Bosco, pintor flamenco de fama mundial de hace varios siglos, donde aparecen retratadas varias perversiones, sodomías, coitos, etc. Acaso el concejo de san isidro vetaría el cuadro porque le disgusta a una tira de cucufatos, que son una minoría, minúscula dentro de la vecindad??? Se debería abrir proceso administrativo por falta a la constitución a los funcionarios involucrados en este reprobable acto de censura. Si alegaban que la galería “no cumplía con la licencia de funcionamiento” , estoes tambien responsablidad administrativa por omisión de funciones. A ver: ripley y saga y wong, empresas chilenas, incumpolen las normas MINIMAS de seguridad al atiborrar pasadizos y zonas aledañas a las salidas con productos en estantes mal ubicados, en franco atentado contra la seguridad: adónde esta Defensa Civil en estos casos? no se oye, padre!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s