¿Ofensa a Dios?

Quiero extenderme un poco más aquí –en este blog más personal– acerca de las reflexiones que me han suscitado los recientes acontecimientos en torno a la exposición de Cristina Planas y su clausura, de la cual me he ocupado ya en mi blog cultural.

Los que me leen desde hace tiempo saben que la religión es algo importante en mi vida, pero que cuando siento que tengo que hacer alguna crítica a ciertos jerarcas de la Iglesia, o a algunos curas desatinados, pues la hago. Fui prácticamente educada por los jesuitas; tengo un primo sacerdote; es de público conocimiento que apoyo la causa pro-vida; mi hija se llama Milagros porque soy devota del Señor de los Milagros (y ya la acabo de matricular en un colegio católico para el próximo año); y aunque durante algún tiempo fui una católica disidente, al final mi vivencia personal de Fe me hizo regresar a la Iglesia. Y aunque nunca dejé de ser una de esas feligresas que sieeeempre hacen preguntas incómodas, difícilmente podrá alguien acusarme de ser atea, de estar en contra de la Iglesia ni de haber atacado los dogmas fundamentales del catolicismo.

Entrando en materia, me quedado sinceramente perpleja por las ruidosas y exageradísimas reacciones de los grupos que se han sentido ofendidos por el trabajo de Cristina Planas. Creo que toda obra que se presenta a consideración del público es susceptible de múltiples lecturas; pero me sorprende que estas personas hayan optado inmediatamente por la peor de las interpretaciones. Yo me pregunto si han ido de verdad a ver la exposición o si sólo han obedecido el mandato que algunos han lanzado. Me sorprende que ni siquiera hayan intentado entender lo que Planas intentaba decir. Jesús buscó el diálogo con la samaritana y la escuchó sinceramente, aún siendo que judíos y samaritanos eran enemigos acérrimos. ¿Por qué nosotros no podemos escuchar lo que otros intentan decir?

No me parece muy coherente que personas que se consideran cristianas se cierren incluso a la posibilidad de darle el beneficio de la duda a la artista o de escuchar su versión; y el asumir inmediatamente que lo que ellos piensan sobre ella y su obra es “la” verdad, la única posibilidad, incontestable e indiscutible, me parece de una soberbia inaceptable en cualquier persona que se proclame cristiana (de cualquier denominación). Ojo señores, la soberbia es un pecado que va directamente contra el mandamiento de “amar al prójimo como a uno mismo”, que es el que resume todos los demás mandamientos del Evangelio… así que los señores censores no se deberían sentir tan contentos, pues me temo que deben confesarse de nuevo antes de comulgar 🙂

Por allí una página web católica sostiene que el trabajo de Planas es una “blasfemia” y una “ofensa a Dios”. Me parece una exageración. Una escultura es un objeto material inanimado que no puede ofender a nadie. Plástico, yeso, vidrio, metal, lo que sea, pero son objetos sin alma. La Fe se lleva en el alma y el corazón, y de allí, si está bien arraigada, no la saca nadie. Menos aún un objeto. Pensar que un objeto material puede literalmente encarnar a una divinidad ¿no es caer en una especie de idolatría primitiva?

Ya lo dijo el propio Jesús: (Mateo 15:11, 18-19)

– “Escuchen y comprendan. Lo que mancha al hombre no es lo que entra por la boca, sino lo que sale de ella”.
Entonces se acercaron los discípulos y le dijeron:
– “¿Sabes que los fariseos se escandalizaron al oírte hablar así?”.
El les respondió:
– “Toda planta que no haya plantado mi Padre celestial, será arrancada de raíz. Déjenlos: son ciegos que guían a otros ciegos. Pero si un ciego guía a otro ciego, los dos caerán en un pozo”.

Pedro, tomando la palabra, le dijo: “Explícanos esta parábola”
Jesús le respondió:
– “¿Ni siquiera ustedes son capaces de comprender? ¿No saben que lo que entra por la boca pasa por el
vientre y se elimina en lugares retirados? En cambio, lo que sale de la boca procede del corazón, y eso es lo que mancha al hombre. Del corazón proceden las malas intenciones, los homicidios, los adulterios, las fornicaciones, los robos, los falsos testimonios, las difamaciones. Estas son las cosas que hacen impuro al hombre, no el comer sin haberse lavado las manos”.

La Palabra es clara. Nada que esté fuera del corazón del hombre puede contaminarlo. Pero sí lo que sale de él. Y de esas cosas que salen del corazón del hombre, la peor es no amar al prójimo. Yo les voy a decir a esos señores que se creen dueños de la verdad: están mirando la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio. ¿Una estatua puede ofender a Dios? Lo dudo. Lo que de verdad ofende a Dios es que nos olvidemos de amar al prójimo.

El empresario que niega los derechos sociales a sus trabajadores y que evade impuestos; los funcionarios públicos que roban y lucran con “faenones” o con el dinero de los contribuyentes; las señoronas que quieren un régimen de casi esclavitud para sus empleadas del hogar y/o las maltratan; aquellos que se creen con derecho a sentirse superiores a otros (a su prójimo) por su color de piel o por su condición económica; aquellos que venden cocaína por debajo de la mesa a sus compañeros de trabajo o de universidad; las que abortan en silencio a sus bebés y luego se presentan ante los demás como si nada hubiera pasado; los sacerdotes pedófilos y los jerarcas que los encubren en cómplice silencio, deshonrando a la Iglesia que Cristo fundó; y por último, last but not least, tener el cuajo de decir que “los derechos humanos son una cojudez”, pueden citarse como algunas de las cosas dictadas por el corazón humano y que sí ofenden a Dios. Y a veces sus protagonistas actúan como el ciego que pretende guiar a otro ciego.

7 ¡Hipócritas! Bien profetizó Isaías de vosotros cuando dijo:
8 “ESTE PUEBLO CON LOS LABIOS ME HONRA,
PERO SU CORAZON ESTA MUY LEJOS DE MI.
9 “MAS EN VANO ME RINDEN CULTO,
ENSEÑANDO COMO DOCTRINAS PRECEPTOS DE HOMBRES.
(Mateo 15, 7-9)

La humildad, la sencillez, la caridad (en tanto que amor y benevolencia) la docilidad al Espíritu Santo son esenciales para abrir el corazón hacia una comunión con Cristo. Quizás un sincero y humilde examen de conciencia no les vendría mal a algunos de estos autoproclamados censores. Y tal vez se animen estos “verdaderos hijos de Jesucristo” (que así se autodenominan) a hacer una jornada de penitencia, contrición y reparación para que Jesús no le de la espalda al Perú por causa de sus pecados de falta de amor al prójimo.

Como dijo una vez nuestra blogo-amiga Gamma: Dios no es el que está mal, sino su gente de Relaciones Públicas… y los remito a un post muy interesante sobre la parábola del fariseo y el publicano que encontré aquí.

Nos vemos.

Anuncios

12 comentarios en “¿Ofensa a Dios?

  1. Saludos, primera vez que entro a tu blog y me doy con la grata sorpresa de encontrar a una persona valiente e inteligente que habla sobre religión.
    En efecto, que bueno es escucharnos y con respeto poder estar o no de acuerdo en muchos temas,
    y muy interesante lo de la oficina de relaciones publicas de Dios, jajajaja

    un sincero abrazo

    Jorge Chávez

    Me gusta

  2. Isa,
    Me da mucho gusto que una persona practicante como tú reconozca la burrada que han perpetrado los fundamentalistas católicos enquistados en la Municipalidad de San Isidro.A continuación copio un comentario que colgué en Puente Aereo donde también hay un análisis muy interesante sobre el estropicio cometido:

    “Yo no sabía que el estado peruano tenía como valor fundamental a la religión católica.Que yo sepa, reconoce el aporte tradicional e histórico de la Iglesia pero es LAICO y por ende tolerante a todas las manifestaciones religiosas SIN ALGUNA PREDILECCION O DEFERENCIA ESPECIAL.

    Esta clausura no es otra cosa que una muestra más de la intolerancia terrible que viene siendo esgrimida por el sector más reaccionario de la Iglesia en diversos frentes.Una clausura disfrazada de razón burocrática pues hasta a los mismos perpetradores de esta burrada les da verguenza reconocer que en realidad estan censurando.

    Lo que me causa arcadas es el doble rasero de estos Torquemadas de nuevo cuño.Si son tan defensores de los sacrosantos mandamientos de la Iglesia…porque el cardenal Cipriani recibe a un tremendo adúltero como García y permite que le bese la mano? Digo no? Y nadie protesta no?

    Desacralizar un ícono o figura religiosa no es faltarle el respeto a una colectividad religiosa.Por el contrario, es una propuesta estética que desde una singular perspectiva busca humanizar a una figura deidificada y que en la práctica (a traves de sus mensajeros terrenales) se ha alejado hace mucho tiempo del mensaje cristiano primigenio.

    Hacemos mal también en compararnos con las sociedades musulmanas.Justamente lo que nos diferencia como sociedad occidental y liberal de aquellos países donde la libertad es una entelequia es la decidida apuesta por la tolerancia, la libertad de expresión y la convivencia pacífica entre personas de diferentes credos y opciones políticas.

    Aunque claro, si hay gente que se siente contenta con volver a los tiempos de la Inquisición ahi si la cosa esta jodida.Que sigan intentando y pataleando nomás,a diferencia de España aquí los fascistas y camisas negras NO PASARAN”

    Un abrazo

    Jorge

    Me gusta

  3. Pus aunque mantengo lo que dije esa vez, me pregunto porque siemre se hace este circulo vicioso de “respeta el hecho que no respeto lo que respetas”. Porque siempre hay un “artista” que tiene que recurrir a lo morboso habiendo TANTOS temas para explorar. Censurar es terrible, pero hay quienes parecen que con sus actos gritan en silencio “censurame! censurame!”. Bueno, pues, te censuraron… como dice mi cancion favorita; “Like spitting out some more wet dreams and calling it art”

    Me gusta

  4. Las esculturas de las sra. Planas antes que sacrilegio o blasfemia son una burla. Comenzando por las piezas se puede apreciar claramente que se ha usado como “base” al maniquí de tienda de ropa incluso en la gestualidad (caso de la Sarita y San Martin). A partir de alli, con la “plastificación” de la imagen de yeso, se ridiculiza la significación de cada personaje en particular (ej: la mortificación de Sta Rosa como placer sexual). De ahí que la valorización de la religión recurriendo a estos “codigos” urbanos no es tal, sino todo lo contrario. En el mejor de los casos se podria decir que la artista pretende mostrar que los elementos de la calle tienen una dimensión sagrada que puede reflejarse en la representación popular de los santos. Pero la realidad es claramente otra: ni el erotismo ni la violencia y otros “iconos” urbanos son considerados de ninguna forma “sagrados” sino todo lo contrario. De otra forma el común no podría hacer suyo esos elementos: lo “sagrado” es aquello que “separado” del uso mundano.

    Me gusta

  5. Lo que yo critico es esa falta de sensatez de la artista en reconocer que invierte lo sagrado y que no muestra el valor de la religión sino que la ridiculiza representandola como la adoración de los gustos o inclinaciones de la gente cualesquiera que sean en un espacio-tiempo determinado (“antes se adoraba la pureza, ahora la promiscuidad”).

    Es cierto que la acusación de “sacrilegio” o “blasfemia” es excesiva y tiendem, incluso, al ridículo. Lo que hay es una burla de parte de alguien que dudo muchisimo que tenga aprecio por la fe.

    Me gusta

  6. Hola a todos;
    Quien escribe a continuación este comentario es el esposo de la autora
    de este blog, y como tal, la conozco mejor que todos aquellos que muy
    a la ligera pretenden etiquetarla erróneamente. María Isabel es una
    persona con una profunda fe en Dios y una tenaz defensora de la vida.
    Es una de las pocas personas que yo conozco cuyas acciones van acorde
    con sus palabras.
    Aquí hay varios puntos que yo quiero resaltar.
    1) Cuando me enteré acerca de la exposición, tuve un poco de reparos,
    pues las imágenes no son nada parecidas a lo que estamos
    acostumbrados. Cuando escuché cuál es el argumento de la señora
    Planas, entendí su intención.
    2) Me pregunto si todos aquellos que se han sentido ofendidos han
    visitado la muestra o han intentado informarse o escuchar de parte de
    la señora Planas cuál es su rollo, cuáles son los motivos por los
    cuales presenta a un Jesucristo con una corona de armas de fuego en
    lugar de la corona de espinas.
    3) Yo soy católico, y en mi condición de tal, solo le rezo a Dios, a
    Jesucristo. No a los santos. Los santos no son seres divinos. Los
    santos fueron seres humanos como nosotros, ejemplos extraordinarios de
    bondad y de humildad.
    4) En la página fatima.org.pe se aduce que a Santa Rosa se la presenta
    como a una mujer perdida. Aparte de verla en ropa interior, solo la
    veo sonriendo. Nada más. ¿Está en alguna postura insinuante? ¿o eso
    solo aparece en las mentes enfermas de quien quiere ver lo que no hay?
    ¿Desde cuándo sonreír es sinónimo de perdición? Por lo demás, creo que
    la postura de Santa Rosa es la misma que aparece en las estampas.
    5) El quid del asunto es la ropa interior, las prendas íntimas. Pero
    hey!!! observen bien las imágenes de Cristo que ya existían desde hace
    tanto tiempo, desde mucho antes de la exposición de Cristina Planas.
    ¿No vemos acaso a un Jesucristo en paños menores, clavado en una cruz
    y sufriendo el peor castigo u humillación que sufrían los criminales en su
    tiempo? Esa es la imagen que la Iglesia permite que se imprima y
    comercialice por cientos de miles cada año.
    6) Las estampitas de San Martín, de Santa Rosa y de Sarita Colonia son
    también elementos de nuestra cultura popular, más aún ésta última, sobre la cual la Iglesia ha guardado un silencio oficial, pese al reclamo de sus devotos.
    Una pregunta como para un niño de primaria: si a cada uno de nosotros,
    tanto los que se han sentido ofendidos como a los que no, les dan
    a escoger dos fotos de un familiar muy querido, digamos vuestros
    padres o un hermano fallecido; en una imagen aparece dicho familiar
    sufriendo terriblemente y en la otra aparece contento. ¿Cuál prefieren
    conservar, ver cada día y cuál prefieren no ver?
    Sinceramente no me gusta ver la imagen de Cristo crucificado, y por
    eso muy raramente acudo a la Procesión del Señor de los Milagros. Si
    se trata de recordar el sacrificio que Él hizo por la salvación del
    hombre, ya tenemos la Semana Santa. Prefiero ver una imagen de un
    Cristo vivo, que infunde esperanzas al hombre.
    Cuando Jesús fue crucificado le colocaron una corona de espinas.
    Cristina Planas lo presenta con una corona de armas de fuego. Y disparando balas contra un prójimo es una de las tantas maneras como el día de hoy seguimos manteniéndolo allí arriba, sufrido y humillado.
    Yo suponía que el catolicismo es una doctrina de la tolerancia, pero parece que me estoy equivocando, o al menos eso es lo que esta reacción ciega nos muestra.
    Un abrazo tolerante para todos.
    Julián Igue.

    Me gusta

  7. No he visitado la muestra porque no vivo en Lima. sçolo he visto las fotos en tu blog y no me siento para nada ofendida, siendo creyente católica.

    Me hace recordar hace algunos años cuando prohibieron la exhibición de la película “La última tentación de Cristo” de Scorsese por considerarla ofensiva o hace poco nomás cuando se instaba a no leer el Código da Vinci, siendo estas unas obras de total y absoluta ficción.

    Una cosa es ser católico y otra es ser cucufato. Una lástima por la galería Vertice y más lástima aún por nuestro país. Veo que a algunas autoridades les hace mucha falta abrir un poquito la mente.

    Besos

    Me gusta

  8. Al no vivir en Lima, no tengo mas datos que los de tu blog y un diario que lei a la volada, y bueno, al animarme a dar una opinion espero no lanzar un comentario un tanto desubicado.
    La intolerancia, pan de cada dia en nuestra Lima, tan nuestra y tan ajena, reflejo de nuestros propios pensamientos, una vez mas se presenta, aunque, hay que admitirlo, esta vez de manera mas academica. A traves de la “censura” de una exposicion artistica, y lo pongo entre comillas ya que los motivos que se esgrimen para el cierre contemplan una licencia no renovada.
    Creo que los motivos implicitos son mas que obvios.
    Sin embargo, tambien como gamma dice, era un tema que de antemano iba a abrir polemica, y muy probablemente quien organizo la exposicion habia imaginado que este tipo de situaciones (aunque talvez no un cierre) se podian presentar.
    El analisis de si era propio o no, prefiero hacerlo leyendo a quienes saben de arte, y yo, espectador comun de a pie simplemente puedo sentir que este ha sido un timbre de alerta para empezar, si no lo hice ya antes, a practicar aquel tan dificil arte de la tolerancia.
    Un abrazo.

    Me gusta

  9. Veamos. Yo (otra vez) estoy de acuerdo con Gamma. No se puede realizar una expo, basada en elementos de la religiosidad popular y querer que todos te alaben y te digan lo bonito que está todo.

    Obviamente la intención de la artista ha sido generar controversia. Si, si, también llamarnos la atención sobre como los migrantes llevan su religiosidad allí por donde van. (En Madrid hay una hermandad del Señor de los Milagros) Pero, basicamente la controversia es lo que se buscaba. Es su pasaporte a una publicidad inmensa para su obra.

    Al igual que tu marido yo no venero a los santos, si bien los respeto porque han sido capaces de llevar su Fe de una manera en que yo no podría haberlo hecho.

    Así que por tanto, no me hablen de censura cuando realmente lo que se estaba buscando era justamente llegar a este punto para así poder ir de víctimas y de paso ganarse algo de publicidad para futuros trabajos.

    Pd: Que conste que por lo visto en tus fotos, la exposición no me disgusta en lo absoluto. Es más encuentro genial a ese San Martín de Porras con pinta de negro del Bronx.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s