Experiencias hospitalarias

Todo empezó el viernes. Como muchos de ustedes saben, llevo el asma entre mis genes; mi Enanix la heredó. De modo que el viernes, cuando el resfriadito bobo que tenía se complicó y la puso muy mal, la tuve que llevar a Emergencia.

La Emergencia, esa noche del viernes, estaba repleta de niños y ancianos con el mismo problema de mi Enanix: ahogándose de la tos. El personal no se daba abasto. Pero de algún modo todos pudieron ser atendidos, la pediatra le indicó dos nebulizaciones, y regresamos a casa con una receta (antibióticos, dexacort) y con la Enanix sintiéndose muy aliviada.

Mi turno llegó al día siguiente. El sábado en la mañana me empecé a sentir muy, muy mal, y era que tenía casi 39°C de fiebre. Lo chistoso era que no me sentía resfriada. Pero de pronto empecé a toser y toser, y reconocí que me estaba por venir el conocido ataque de asma. Pero éste parecía ser el peor de todos: se me cerró la garganta y no podía respirar.

Yo estaba en la sala, mirando TV. Enanix estaba jugando con su papá en su cuarto, mi mamá en el baño y mi papá había salido. No recordaba dónde estaba mi inhalador, y no me salía la voz.  Sentí que se me venía el vómito. Lo único que atiné fue ir al caño de la cocina, y fue un alivio, nunca pensé que eso me despejaría un poco la garganta. Ya podía respirar un poco.

En eso llegó mi papá de la calle, y así me encontró, luchando por respirar. Después mi marido me llevó a Emergencia a mí.

Aquí vienen las partes graciosas!

Mientras esperaba que me atendieran, mientras me apoyaba con las manos en una pared, literalmente retorciéndome de la tos y el jadeo, escuché una voz conocida saludar a mi marido. Era Bea, la esposa de mi amigo Jorge, que no me había reconocido porque yo estaba de espaldas (y además con la cara de mediodifunta que seguramente tenía qué me iba a reconocer). Volteé, indicándole con señas que mejor no se me acercara mucho (porque estaba con su hijita), y si hubiera podido me habría reído de ver la cara de palta del pobre Jorge, que quería poner una sonrisa en esa cara de preocupación, seguramente debatiéndose entre las cortesías sociales y el pánico de que de repente su amiga les contagiaba la gripe porcina.

Con señas y con el hilito de voz que me quedaba les indiqué que no, que no era la porcina, que era el asma, y en eso me llamaron para atenderme.

El doctor me indicó metamizol y dexametasona intravenosas, y claro, nebulizaciones. Me mandaron al tópico, y me vino a atender el enfermero más malencarado del mundo. Para empezar, me ajustó demasiado la ligadura del brazo (para buscarme la vena), y yo le dije “me está lastimando”… pero el tipo se fue!!! Yo me quejaba porque me dolía mucho, y ya se me estaba poniendo morado el brazo cuando regresó. Le insistí:

– Me está lastimando!!

– Ay seññññññoooooraaaaaa, si no me aguanta una ligadurita, ¿qué será cuando la pinche?

Me dio una cólera! Entre tos y tos le dije:

– Óyeme huevas, yo he dado a luz sin anestesia, así que tenme más respeto!

Y el flaco se quedó mudo, me puso la intravenosa y se fue. Y eso que no le aclaré que mi parto fue sin anestesia pero con Pitocin. Después me mandaron a una enfermera para que me pusiera las nebulizaciones, que fueron un gran alivio. Regresé a mi casa muy aliviada, y también con una receta de medicinas (levofloxacina, dexacort, loratadina, y a continuar con el Ventide) y un diagnóstico: “laringo-traqueo-bronquitis espasmódica”. Parecía canción de Nosequién y los Nosecuántos🙂

Y hoy, domingo, amanecí con fiebre de nuevo, y otra vez necesité nebulizaciones. Esta vez me indicaron descanso médico hoy y mañana. Pero ahora ya me siento algo mejor, el antibiótico debe estar haciendo efecto ya. No me puedo concentrar mucho, pero en fin, no se requiere demasiada concentración para escribir en castellano en el propio blog.

Así que por esto es que ni he trabajado ni me han visto en el chat, ni en el Twitter, ni en Facebook.

La verdad, esto es nuevo para mí. O sea, he convivido con el asma casi toda mi vida, pero nunca me había puesto tan, pero tan mal. Me imagino que el cuerpo no responde igual a los 40 que a los 20. Quizás la gran humedad que hemos tenido estos días tampoco ayuda. Y supongo que el virus que me pasó la Enanix hizo lo suyo. Y creo que quizás me enfrié al llevarla esa noche a Emergencia, pero ni modo, tenía que llevarla. En fin; la moraleja es tener siempre el inhalador en un lugar de fácil acceso. Quizás en mi bolsillo.

La pobre Enanix se ha llevado el susto de su vida, y es que nunca me había visto tan mal. Pero lo bueno es que ella ha respondido muy rápidamente al tratamiento y ya está correteando por la casa (no hay manera de tenerla en cama). Verla mejorar tan rápido es algo que me reanima mucho.

Y bueno… los dejo con una foto que me tomó mi marido con el celular cuando estaba en Emergencia. Prometo volver por acá cuando me sienta mejor!!

No estoy taaan panzona, es la silla :)

No estoy taaan panzona, es la silla🙂

7 comentarios en “Experiencias hospitalarias

  1. Chabe!!!! la periodista que hay en ti no para ni con el asma:::! amiga que estes mejor, por los sintomas lo q tienes es lo q aqui se conoce como el virus sincicial.
    Bienecho que mandaste a la punta del cerro al enfermero, no sabes como me he reido , te imaginaba poniendo la voz de MON RA mientras le contabas de tu parto jajajaaa
    Ya a cuidarse ya sabes que en Lima el asma es parte de la vida, felizmente que no estabas sola
    un abrazo
    FABI

    Me gusta

  2. Ni a punto de ahogarte dejas de hacer ver tu punto!

    Espero que ahora estés mucho mejor, que respires tranquila y que tu enanix también lo esté.

    Un abrazo gigante,

    Lu

    Me gusta

  3. chesss, que pasa en Lima???!!!!
    Yo tbn estuve igual… creía que me iba a mudar de barrio XDDD
    En la casa TODOS (bueno salvo el terremotín) están con el virus maledeto y el asma. Somos caseritos en emergencia y apenas nos ven llegar nos alistan la mascarilla y despejan nuestro lugar
    LOL
    (mejor no me río mucho porque me da otro ataque)😦

    A cuidarse mucho eh!! (lo bueno que teclear no agita xD)

    Me gusta

  4. “…Óyeme huevas, yo he dado a luz sin anestesia, así que tenme más respeto!…”

    jajajjajaajjajaja😄 no se me había ocurrido la frase jajajjajaa
    la prox que se atrevan a tratarme mal, les suelto mis tres partos “al natural” y los dejo virolos.
    He dicho

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s