Radio Nostalgia… y algunas meditaciones

Esta vaca todavía se acuerda demasiado bien de cuando era ternera. Y a veces este corazoncito le juega malas pasadas a la veterana de la vida en la que los años me han convertido.

La música es una de esas cosas mágicas que de pronto hacen que una mujer de mi edad, tamaño, peso y posición (léase “responsabilidades”) en la vida se sienta nuevamente, por unos minutos, como una jovencita libre y con toda la vida por delante. Sí, a veces una simple canción tiene la posibilidad de hacer que me mire a mí misma y me pregunte adónde se fue la joven despreocupada y espontánea que alguna vez fui, sin poder determinar en qué momento, en qué curva del camino la dejé atrás sin darme cuenta.

¿Qué le pasó a esa chica llena de sueños e ilusiones? ¿Creció, se quedó igual, se fue, está oculta dentro de mí? A veces la extraño tanto…

¿Y a mí, qué me pasó? ¿Maduré? ¿Tanto he cambiado en verdad? ¿De verdad me hice fuerte, o simplemente dejé que la vida me curtiera a punta de golpes, igual como los curte a todos?

¿Perdí la chispa, o sigue por allí escondida esperando el momento de brillar de nuevo?

(Every thought is a dream, rushing by in a stream,
bringing life to our kingdom of doing)

Supongo que el hecho de plantearme estas cuestiones indica que todavía estoy viva, y eso finalmente me reanima. Me siento, me tomo un café, me sueno los mocos, y sigo adelante con lo que sea que esté haciendo.

Siempre digo que lo bueno de la madurez, de la base 4, es que uno no se hace esas horrorosas y cojudísimas paltas existenciales de los 15, que uno ya superó esas tontas inseguridades sobre sí mismo y sobre las relaciones (de todo tipo) con los demás que se tienen entre los 20 y 30: se va de frente, se sabe qué se quiere, se tiene el panorama mucho más claro.

Pero como there’s no free lunch, con esa tranquilidad y seguridad en uno mismo llega también la hora de mirar atrás, de la revisión de lo que se vivió, de lo que se hizo y se dejó de hacer, y la conciencia de que ya no se tiene “toda la vida” por delante; y que hay cosas que es preciso borrar de la agenda de proyectos porque definitivamente ya jamás las vamos a poder hacer.

Y reconocer eso es muy duro. Es aceptar que ya usamos la mitad de nuestro tiempo, si no algo más. Y que no se puede pedir tiempo extra. Es tan duro que mucha gente tiene regresiones, entra en crisis y hace cojudeces en estas fases.

Pero, con o sin crisis de la edad madura, al final nos las arreglamos y seguimos adelante.

Pero hay momentos… Esta mañana escuché en la radio una canción que de un solo inmisericorde porrazo me hizo retroceder treinta años; “Fantasy”, de un gran grupo de aquella época (¿1978?) llamado Earth, Wind and Fire.

Come to see, victory, in a land called fantasy,
loving life, for you and me, to behold, to your soul is ecstasy
You will find, other kind, that has been in search for you,
many lives has brought you to
recognize it’s your life, now in review
and as you stay for the play, fantasy, has in store for you,
a glowing light will see you through

Its your day, shining day, all your dreams come true
As you glide, in your stride with the wind, as you fly away
Give a smile, from your lips, and say
I am free, yes Im free, now Im on my way

No es una graaaaan canción, ni tampoco las lyrics son lo más graneado de la poesía. Pero yo, que estaba en mitad de mis compras de supermercado, pensando en la chamba de mañana lunes, viendo qué se iba a comer en casa durante la semana, de repente escuché esta canción en la radio… y se me removieron todos los conchos con el mega flashback que se me vino encima, y terminé yéndome al baño para que nadie me viera llorar de nostalgia por esa chiquilla rebelde y soñadora que alguna vez fui.

No, no estoy triste. Es sólo que lo único constante en esta vida es el cambio, y a veces los cambios son tan rápidos que una los toma y sigue adelante sin detenerse, más preocupado por poder sortear las dificultades del camino que por otra cosa. Y me parece que cuando uno finalmente se detiene a disfrutar de lo que se ha logrado en la vida, se da cuenta de que con de tanto cambio y adaptación ya no se es la misma persona que hace 5, 15, 20, 30 años atrás. Y se empieza una a preguntar si esa persona en que nos hemos convertido nos cae bien o no.

Felizmente, haciendo un balance, no me disgusta ser como soy ahora. No me imaginaba esto cuando era chiquilla, pero estoy conforme con lo que me ha tocado. El viaje ha sido interesante, lleno de sorpresas… y todavía siento curiosidad por ver qué me aguarda en la próxima esquina.

Todos necesitamos un sueño. Y si no lo tenemos, nos lo inventamos para seguir adelante.  Porque así es la naturaleza humana, y porque de tanto luchar uno se agota, y necesitamos algo que nos haga recuperar las fuerzas:

Every man has a place, in his heart theres a space,
And the world can’t erase his fantasies
Take a ride in the sky, on our ship fantasii
All your dreams will come true, right away

Y ya termino aquí este post porque, nuevamente, la vida se me atraviesa por delante.

Hasta la próxima.

6 comentarios en “Radio Nostalgia… y algunas meditaciones

  1. Diablos… y q digo yo entonces q estoy al borde d la base 5? Creo q lo q digo siempre: Nadie nos quita lo bailado. Por otra parte, pues interiormente sigo siendo el mismo veinteañero idealista y despreocupado. Supongo q algo he cambiado pero no n lo básico, sería presuntuoso decir q m he perfeccionado, pero no soy yo el mas apropiado para juzgarme. Dudas? pocas, m arrepiento de lo q no hice antes q de lo q hice. Abrazos.

  2. Veo la vida algo así como un listado de decisiones para tomar… Los cambios se van dando a raíz de loso diversos aprendizajes a los que cada situación nos enfrenta.

    Quede maravillada con tu estilo de escribir. Es un post lleno de nostalgia, más no de tristeza. Más bien son palabras llenas de profundidad.

    Saludos,

    Cati

  3. ¿Sabes? Me gustó mucho tu artículo. Me dio pena que te fueras al baño a llorar, pero me alegró que estuvieras conforme con la vida que te tocó vivir. Calculo que debes de ser una chica (grande) muy apasionada. :-)

    A mí también, Earth, Wind & Fire me trae muchos recuerdos. “September”, “Boogie Wonderland”, “After the Love Has Gone”, “Let’s Groove”, etc. Uno de sus miembros, Philip Bailey, tuvo el ochentero éxito “Easy Lover” (a dúo con Phil Collins). ¡Qué épocas!… Me voy al baño. Saludos a la distancia.

    JL

  4. Entonces, tú también creciste con “Los niños y su mundo” de Yola y aprendiste a leer con “mi mama me ama, mi mama me mima”; no como aquellos que crecieron con “El Show de Juli” y aprendieron a leer con “Tito juega con Dora” y se creen que son ochenteros.

  5. Caramba Chabela, tus pensamientos me hicieron recordar, sonreir, pero sobre todo reflexionar, hacerlo sobre cosas que unos a veces lo deja de lado porque teme a que conclusiones pueda llegar. Sí que llegaste a mi bobo.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s