Había una vez…

Había una vez una hormiga que quiso ser tan grande como un elefante.

No lo consiguió, obviamente, pero en el intento hizo amistad con un gato, dos cerdos, un caballo y un halcón, a quienes no les importaba matar el tiempo hablando con la hormiga y compartiendo distintos pasatiempos.

Un día llegó un grillo, y escandalizado de que la hormiga tuviera semejantes amistades, le increpó:

– Cómo puedes pasar tanto tiempo con ésos?

La hormiga lo miró benévolamente y repuso,

– Si no lo entiendes ahora, no lo entenderás nunca.

Y la hormiga siguió de largo dispuesta a no dejar que nadie le estropeara la vida.

Y el grillo se fue en busca de aquel lugar donde viven las criaturas que arrastran la barriga por la tierra, donde le tienen miedo a los gatos, donde nadie se imagina lo divertidos que pueden ser los cerdos ni tampoco los deliciosos paseos que nos pueden dar un caballo o un halcón.

La hormiga nunca más quiso ser un elefante. Y fue una hormiga muy feliz.

.

Un comentario en “Había una vez…

  1. Me encantó… “Y la hormiga siguió de largo dispuesta a no dejar que nadie le estropeara la vida.”

    En esta vida hay muchísimos “grillos” y no tan simpáticos como el amigo de pinocho, que condenan lo que no entienden, emiten juicios basados en presunciones o discriminaciones y se pierden un mundo de oportunidades, pero lo peor que estos “grillos” influyen en otros con sus opiniones, miedos y complejos…

    Felicitaciones por el cuento.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s