Encebollada! (o “quiero escribir pero me sale espuma”)

No, no he abandonado este blog aunque lo parezca. Al menos de corazón no lo he abandonado, aunque en estos últimos tiempos esté más dedicada a otro tipo de escritos. Todos los días se me ocurre algo de lo cual escribir en este blog, apunto algunas cosas, pero luego… entre el trabajo, la familia y las obligaciones de todos los días se me va el día, y cuando al fin ya tengo tiempo para dedicarme a mis propias letras, ya el cansancio me gana.

Supongo que todos los escribidores pasamos por épocas como éstas. Claro, cuando no tenía tantas cosas que hacer escribir solía ser cosa de sentarme y llamar a la inspiración tecleando un par de frases. Pero cuando el cuerpo y el cerebro piden a gritos sueño y descanso, la creatividad se pone en hibernation mode también.

Lo bueno es que no me siento “quemada” y que, aunque de hecho me hace falta sacar más tiempo de donde sea para poder escribir por cuestión de supervivencia espiritual, he encontrado otras alegrías que me ayudan a sobrellevar esta sequía temporal.

Una cosa que me ha alegrado mucho es la interacción constante con los alumnos (aunque, confieso, puede ser agotadora por momentos) y ver su progreso en los trabajos finales que están presentando. Teniendo en cuenta que son muy jovencitos y que éste es su primer contacto digamos “oficial” con la fotografía, la mayoría demuestra un visible progreso, y eso me da mucho gusto: he sido testigo de sus esfuerzos y siento que algo les pude enseñar.

Y mientras me focalizo en recuperar las energías y reentrenar mi cuerpo y mi cerebro para continuar en este blog aunque se me vaya la vida en ello, los dejo con el conocidísimo poema de nuestro vate César Vallejo, “Intensidad y Altura”.

Quiero escribir, pero me sale espuma,
quiero decir muchísimo y me atollo;
no hay cifra hablada que no sea suma,
no hay pirámide escrita, sin cogollo.

Quiero escribir, pero me siento puma;
quiero laurearme, pero me encebollo.
No hay toz hablada, que no llegue a bruma,
no hay dios ni hijo de dios, sin desarrollo.

Vámonos, pues, por eso, a comer yerba,
carne de llanto, fruta de gemido,
nuestra alma melancólica en conserva.

Vámonos! Vámonos! Estoy herido;
vámonos a beber lo ya bebido,
vámonos, cuervo, a fecundar tu cuerva.

.

.

Un comentario en “Encebollada! (o “quiero escribir pero me sale espuma”)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s