Guillermo Giacosa y los derechos de autor

(foto: Terra)

El caso de Guillermo Giacosa y la acusación de plagio que Perú 21 le hace, nos da otra ocasión de notar (en las reacciones de uno y otro lado) lo ciertísimo que es aquello que decía Anais Nin: “no vemos las cosas como son, sino como somos”. Unos defendiendo a capa y espada Giacosa enarbolando toda clase de hipótesis, otras solidarizándose con la decisión de Perú 21, y muy pocos tratando de saber qué pasó realmente.

De todo lo que hemos visto hasta ahora, me parece bastante evidente que Giacosa incurrió (por X razones que entran en el reino de la especulación, en el que no pienso entrar) en la falta de no citar apropiadamente los textos (y/o no incluir debidamente la atribución), error por el cual yo bajo puntos a mis estudiantes, o les rechazo de plano el trabajo presentado. Basta con usar Google para verificar las secciones que corresponden a la práctica del copy/paste. Simplemente usando Google he detectado plagios entre los alumnos. Pero sí me parece totalmente inusitado, impropio, irrespetuoso, bajo, inhumano, y muy poco profesional, que el diario Perú 21 publicase “disculpas públicas” humillando públicamente a una persona que durante muchos años ha contribuido a elevar el nivel pensante del periodismo local y ha sido un notable generador de opinión.

No había ninguna necesidad de agravar una situación de por sí delicada; estas cosas se arreglan conversando, y éste no es el primer caso similar que se ve en la redacción de un diario y en su relación con sus colaboradores, Pero la forma casi matonesca como Peru 21 ha manejado la situación da lugar a suspicacias, 1) por lo inusual, y 2) por el énfasis que ponen en decir que tienen “un sistema de control que permite determinar si el contenido de nuestros textos ha sido publicado antes”.

Y mientras unos especulan con un complot empresarial contra Giacosa (hipótesis que se sustenta en el hecho de que éste siempre ha sido una saludable e incómoda voz anti statu-quo) en el marco de la nueva y grande cuota de mercado del Grupo El Comercio, otros se encogen de hombros alegando que “Giacosa ya quemó / Giacosa está viejito”, y otros hablan de que así como Giacosa tiene libertad de opinar, Perú 21 tiene libertad de decidir si cuenta con él o no, hay un aspecto en el que casi nadie se ha detenido: el tema de los derechos de autor.

Como en el Perú tenemos la costumbre inveterada de irrespetar los derechos de autor (es más, culturalmente no pensamos en ellos, y casi asumimos que éstos no existen), no se nos ocurre pensar que los autores que han sido mal citados por Giacosa podrían, efectivamente, si quisieran, presentar una demanda de plagio y generarles un gran problema no sólo a Giacosa, sino al medio donde éste publica, por mucho que se escude en que “los textos publicados son responsabilidad de su autor”.

Me parece que el protegerse ante posibles demandas es es la única tesis que  explicaría más o menos coherentemente el extremadamente notorio (y yo diría hasta “teatral”) afán del diario Peru21, en tanto que empresa, por lavarse las manos o “curarse en salud” haciendo tan públicas las explicaciones “oficiales” de porqué se desvincula de Giacosa. Casos de demandas y juicios por razones similares, y de expulsiones igualmente públicas, los encuentran en internet:  unos ejemplos aquí , aquí y aquí.

7 comentarios en “Guillermo Giacosa y los derechos de autor

  1. No obstante, Giacosa no es un alumno. Cuando un ejecutivo comete un error grave es despedido sin mas y la empresa tiene el derecho de curarse en salud.
    Y Giacosa ha hecho muchos mas descargos en medios afines a su ideología, al punto que propicio una segunda editorial en la que específicamente se toco el tema. Descartado queda el tema de “la incomodidad” que generaba por oponerse a una concentracion de medios, por cuanto el seguia trabajando para “el acaparador”.
    Saludos.

    Me gusta

  2. Hablemos claro: Giacosa es un plagiador y ahí están las pruebas contundentes. Publicar ese tipo de artículos copiados parcialmente no esta permitido por ningún periódico serio en ninguna parte del mundo. Ademas no hay tal cosa llamada “acaparación de medios” por cuanto el numero de diarios puede ser ilimitado. Cualquiera con recursos puede abrir su propio periódico, así como cualquiera tiene la opción de comprar el diario de su preferencia. El resto es un tonto invento de unos cuantos llorones que no pudieron competir en la compra de un grupo periodístico que estaba en venta.

    Me gusta

  3. Tu comentario deja ver una cierta amargura. Pero estás equivocada. Si Peru21 puede en efecto ser denunciado por publicar un contenido plagiado, ¿Qué esperabas que hiciera? ¿Resolver el contrato con el plagiador sin hacer mucho ruido solo para que personas como tu digan ‘qué noble’? ¡Por favor!, Peru21 fue VÍCTIMA de un periodista sin ninguna ética y tenía que desmarcarse de esto públicamente y con todo el ruido posible, no para lavarse las manos sino para dejar precedente al próximo que quiera copiar que eso no se tolera. Que el susodicho periodista haya colaborado por años en dicho diario no desmerece su delito ni salva a Per21 de un posible juicio por plagio. Ponte en el lugar del director del diario antes de hablar tan fácilmente de trato inhumano o irrespetuoso.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s